Sónar celebra 25 años con una llamada a la inteligencia extraterrestre. 33 artistas envían música a GJ273b, un exoplaneta potencialmente habitable a 12,4 años luz de la Tierra. Una celebración, un experimento artístico-científico y una reflexión colectiva abierta a humanos y extraterrestres.

Calling

Descripción

Sónar es un festival de música, creatividad y tecnología que se celebra en Barcelona desde 1994. Durante los últimos 24 años Sónar Festival ha rastreado la Tierra para detectar los sonidos más avanzados del planeta. Para celebrar sus 25 años, Sónar ha decidido dar la vuelta a su antena y enviar música al espacio con el objetivo de conseguir el primer contacto con vida exterior inteligente.

En colaboración con el Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña y con METI Internacional se enviarán 36 piezas musicales a Luyten’s Star b o GJ 273b, un exoplaneta potencialmente habitable, situado a 12,4 años luz de la Tierra. Esto significa que dentro de 25 años podríamos recibir una contestación por parte de una civilización extraterrestre.

Las seis emisiones - en cada emisión se mandarán seis piezas musicales de diez segundos cada una - se realizarán desde las instalaciones de EISCAT en Tromso, Noruega, utilizando una antena de radiofrecuencia. Debido a la fuerte degradación de la señal en la comunicación interestelar, el mensaje se mandará codificado a 8 bits PCM y a una frecuencia de 6,4 kHz.


Estructura del mensaje

El mensaje se ha diseñado en tres partes: un primer saludo creado para atraer la atención de los extraterrestres indicando así que no se trata de un sonido natural creado por el sol o por otro fenómeno astronómico. Este “hola” intencional es seguido por un tutorial de música explicando principios básicos matemáticos para descifrar y poder entender la última parte del mensaje: la música. Cada uno de los 6 envíos realizados entre octubre 2017 y abril 2018 contiene seis piezas de música de 10 segundos. Para ello, Sónar ha invitado a 33 músicos relacionados con el festival a componer una pieza especial. Tres piezas más, hasta completar 36, se elegirán de entre las aportaciones del público.

Desde el punto de vista científico, este experimento es novedoso porque dirige la transmisión a un exoplaneta concreto, cercano y que podría reunir las condiciones necesarias para albergar vida. Lo es también porque la codificación, cadencia y potencia del mensaje incrementa sensiblemente las posibilidades de ser recibido y comprendido por una inteligencia no terrestre. El diseño del mensaje por parte de IEEC y METI es propedéutico: cada sección del mensaje contiene la información necesaria para decodificar la sección siguiente. El mensaje contiene información básica sobre la humanidad, además de las piezas musicales, creadas expresamente para ser enviadas a Luyten’s Star b.

Calling structure1
Calling structure